Documento sin título
Documento sin título
Inicio - Home Actividad Parlamentaria

 

 

13/09/2016 | prensap
Por la paridad de género en el Congreso y en todos los ámbitos
En el Congreso nacional se empezó a debatir la eliminación del cupo femenino y su sustitución por la paridad, una integración que tome como base la proporción del padrón electoral. Esta “paridad de género” busca que en el corto plazo haya tantos diputados y senadores como diputadas y senadoras: 50 y 50 entre mujeres y hombres. Igualdad. Paridad.
La idea de sus impulsoras, acompañadas por algunos hombres, es que el tema forme parte de la agenda y del paquete de reforma electoral que presentó el gobierno nacional.

Lamentablemente, no es así.

No es así a pesar de que el Congreso de todas y todos los argentinos tiene un 38,5% de mujeres en la cámara de Diputados y un 41,7% de Senadoras.
No es así aunque desde que en 1991 se implementó el cupo femenino (del 30%) nunca se llegó a la paridad.

No es así a pesar de que en toda la provincia de Santa Fe hay sólo 27 jefas comunales sobre un total de 363 municipios y comunas: apenas un 7%.
No es así a pesar de que en los gabinetes de las administraciones provinciales y de la CABA las mujeres no alcanzan siquiera el 20% de los puestos ministeriales.

No es así a pesar de que en las provincias donde más mujeres legisladoras hay, como Tierra del Fuego, Río Negro y La Pampa, tampoco se logra alcanzar la mitad de los cargos.

No es así a pesar de que un informe realizado por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) sobre la trayectoria de mujeres y hombres en la política legislativa argentina, al cumplirse 20 años de la sanción de la ley de cupo, reveló que gracias a esa ley el Poder Legislativo era “el ámbito con mayor participación de mujeres”, por encima del Ejecutivo y del Judicial. ¿Cómo sería sin la ley actual?

No es así porque todavía hay quienes preguntan por qué una ley, por qué una “imposición”, y con ese argumento miran para otro lado ante la existencia de leyes que sí defienden los abusos, a pesar de que la lógica y el sentido común indican que no deberían existir.

No es así porque en 2016 se discute el lugar de la mujer en la política, en las empresas, en los sindicatos, en los lugares de poder, en la decisiones cotidianas, cuando el 50% de las que votamos somos mujeres.

No es así porque para el gobierno nacional la paridad de género no es una prioridad, ni un tema urgente, y por eso intenta postergar la discusión para 2017, año de elecciones legislativas, por lo que -de aprobarse en sus tiempos- la ampliación de la representación de las mujeres en el Congreso podría darse recién en 2019.

Hoy hay consenso entre legisladoras del FPV, del Frente Renovador, de Cambiemos, del bloque Progresistas, de otros bloques peronistas y de izquierda.

Hoy hay antecedentes que confirman que las leyes vinculadas con la mujer, como las de violencia de género, la de salud sexual y reproductiva o la de lactancia materna, nacieron impulsadas por una o muchas de nosotras; y que también las discusiones sobre el presupuesto, la justicia o las obras necesarias en cada provincia tienen que ver con los argumentos de la mitad de la ciudadanía: las mujeres.

El tiempo demostró que el propio tiempo no es un ordenador de la paridad. Pasaron 25 años de la ley de cupo y nunca se llegó al “fifty-fifty”.

¿Cuántos siglos habrá que esperar para que nos demos cuenta de que el patriarcado está más instalado de lo que algunos suponen?

No es mañana. Es hoy. En el Congreso, y de allí también hacia afuera.
 
Fecha: 13/09/2016  
Compartir:
Publicar en el perfil Facebook
Publicar en el perfil Facebook
Visitar vínculo: .
Notas Relacionadas:  
No existen notas relacionadas
 
 
Conmemoración por los 20 años de vigencia de la Ley de Cupo Femenino
Documento sin título
 
 
Listado de noticias
 
 
Listado de noticias
Partido Nacional Justicialista
Partido Justicialista de Santa Fe
 
 
Untitled Document
 
Documento sin título